21 de septiembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Candanchú

La moderna aglomeración urbana de Candanchú (término municipal de Aísa) puede considerarse heredera, en cuanto a su ubicación geográfica, del antiguo hospital-monasterio de Santa Cristina de Somport, cuyos restos ocupan el extremo oriental del actual núcleo urbano.
Sin embargo, Candanchú tomó el nombre del castillo medieval de “Camp d´Aljub” (o “Candalxú”), situado a 1 km hacia el sur, sobre el antiguo camino de Francia.
 
Camino de Francia, Camino de Santiago
 
Desde época romana, el Somport (Summus Portus) fue uno de los pasos pirenaicos más transitados, por ser -con sus 1.632 m de altitud- el más cómodo y practicable de todo el Pirineo central. La vieja calzada romana fue, lógicamente, aprovechada en el siglo XI como camino de peregrinación a Compostela, uno de los principales, en competencia con el de Ibañeta y Roncesvalles.
Disminuido el paso de peregrinos desde el siglo XVI, no perdió el camino del Somport su importancia como vía comercial entre Francia  y España, reforzada con la finalización de la nueva carretera transfronteriza, en 1876.
 
El Hospital de Santa Cristina
 
Para acoger a los peregrinos y aliviarles de las penalidades del viaje se fundó, a fines del siglo XI, el hospital de Santa Cristina, a los pies del Somport. Pronto cobró fama por toda la Cristiandad y fue considerado “unum tribus mundi”, uno de los tres hospitales más insignes, junto con los de Jerusalén y Gran San Bernardo.
Construido a 1.550 m de altitud, y regido por una comunidad de canónigos agustinianos, el hospital de Santa Cristina formaba un conjunto de edificaciones en torno a una iglesia románica, de la que se conservan la planta y la cripta.
Tras las guerras de Religión que asolaron el vecino principado del Bearne, a mediados del s. XVI, y de su traspaso a la orden de los dominicos, a principios del s. XVII, el hospital de Santa Cristina atravesó una profunda crisis. En 1707, en medio de las turbulencias de la Guerra de Sucesión, el hospital sufrió un incendio devastador del que renació transformado en simple venta o mesón al servicio de los viajeros. Finalmente, en una represalia del ejército francés ocurrida el 27 de octubre de 1808, se consumó la destrucción de tan emblemático monumento.
Olvidadas desde entonces, sus extensas  ruinas vienen siendo objeto de excavación arqueológica y consolidación, promovidas por el Gobierno de Aragón, a partir de 1987.
 
El castillo de Candanchú
 
En el estrecho desfiladero que abre el río Aragón entre el Tobazo y Larraca, sobre un peñón aislado de 1.565 m de altitud, se construyó en el siglo XIII el castillo de Candanchú con fines defensivos y de percepción de impuestos aduaneros. Al cargo de un alcaide nombrado por el rey aragonés, su función pervivió hasta bien entrado el siglo XVI.
Desconocido de muchos, pese a su importancia histórica y lo evidente de sus restos, conserva la integridad de su planta y el alzado de su muralla occidental.
 
La estación de esquí
 
El siglo XX trajo novedades importantes a Candanchú. La nieve, antaño temida, originó un nuevo “sport” practicado por la burguesía: el “sky”. La inauguración del ferrocarril del Canfranc, en 1928, facilitó la llegada de los pioneros del deporte blanco, que encontraron en Candanchú las condiciones ideales para practicarlo. Fueron los zargozanos del club Montañeros de Aragón y los vascos del “Sky Club Tolosano” los  que organizaron los primeros campeonatos y acondicionaron inicialmente las pistas.
Para facilitar la estancia se construyeron los primeros edificios: Montañeros de Aragón levantó hacia 1930 el refugio Santa Cristina – en honor del antiguo hospital y con piedras de sus ruinas-, mientras que el “Sky Club Tolosano” inauguraba en 1934 el primer establecimiento hotelero (Hotel Candanchú). Poco  a poco –y con el obligado paréntesis de la Guerra Civil- aparecieron nuevos edificios: antiguo Hotel Somport, bar-restaurante El Sarrio, la antigua aduana, instalaciones militares, etc. Y con la expansión de la propia estación de esquí llegó la conversión de Candanchú en un nuevo núcleo hoy día en pleno desarrollo urbanístico.