19 de noviembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Sinués

Tranquila localidad  de montaña en el  recóndito valle de Aísa, en la margen  derecha del  río Estarrún, a 1.078 m de altitud, en la solana de una colina desde la que  se contempla una hermosa vista de los montes poblados de pinares que la separan del valle de Borau, el escarpe desnudo de  Peña Santiago enfrente  y las impresionantes  cumbres pirenaicas de Aspe y Collarada. Sus medios de vida han  sido la ganadería y la explotación forestal, y en menor medida la agricultura, aunque las  ruinas del viejo molino harinero aún pueden verse junto al cauce del río.
Formó municipio independiente  hasta su incorporación al de  Aísa en 1966. El fogaje  que Fernando el Católico ordenó en 1495 daba a Sinués 28 fuegos. En 1857 tenía 228 habitantes y 172 en 1900. Contaba con 68 en 2004.

HISTORIA
De topónimo prerromano (quizá un antropónimo de origen vascón), su existencia no  está atestiguada  hasta  el año 1030,  cuando figura San Fructuoso de  Senes como propiedad del monasterio de San Salvador de Puyó que Sancho III el Mayor donó al de San Juan de la Peña.
Fue lugar de realengo casi sin interrupción hasta 1830 y entre 1215 y 1238 objeto del ataque de los nobles en rebelión contra Jaime I. Tiempo después su dominio recayó, por permuta con los reyes de Aragón, en  Pedro  Cornel (1276) y Rodrigo Jiménez de Luna  (1289), aunque durante brevísimos periodos de tiempo, hasta que finalmente Jaime II lo recuperó en 1295.

ARQUITECTURA RELIGIOSA
La iglesia parroquial de San Pedro Apóstol es una notable fábrica de cantería (poco usual en la zona) levantada a finales del siglo XV-comienzos del XVI y uno de los escasos templos góticos de la comarca. Consta  de una nave con  capillas  laterales y  ábside poligonal, con sacristía adosada. Se cubre con bóvedas de crucería estrellada y a los pies se levanta un coro alto con el antepecho tallado  con motivos  renacentistas que comunica con la torre-campanario. El repertorio formal del  gótico tardío  se concentra  en la portada, de complicada decoración flamígera, en la que dos esbeltos pináculos enmarcan un aguzado arco conopial que cobija una imagen de la Virgen, disposición inspirada en la embocadura de la capilla de la Santa Cruz de la catedral de Jaca y que repite la portada de la iglesia de Larués.
Las ermitas están dedicadas a  San Miguel,  en  el cementerio, y San Andrés, en  el monte homónimo, a la que se solía ir en romería.

ARQUITECTURA POPULAR
Atractivo conjunto urbano de bien cuidada arquitectura tradicional, en perfecta armonía con el entorno natural. Apiñado en lo alto, las casas unifamiliares configuran calles y plazas que se acomodan a las irregularidades del relieve, distribuidas en los barrios Alto y Bajo y del Fondón, donde estuvo la fuente.  El sabor pirenaico lo dan los oscuros muros de  piedra  (sillarejo  y mampostería), que contrastan con el blanco encalado de los vanos pétreos, los tejados de losa y las monumentales chimeneas troncocónicas, con decorativas bocanas y espantabrujas (Casa Chuané, Casa Mingo, Casa de Juan Domingo). Abundan las portadas en arco dovelado, que alternan con otras adinteladas, talladas con la típica muesca de reminiscencias góticas que se repite en algunas diminutas y encantadoras ventanas. De interés son Casa Lorén, Casa Maño o del Herrero, Casa Gan, Casa  Catalán, Casa Martes,  Casa  Coarasa, Casa Lucas, Casa
Nastasio, Casa Rosa, Casa Molinero, Casa Aurora o Casa  del maestro, y además hay magníficos ejemplos de bordas.

FIESTAS Y TRADICIONES
Las fiestas mayores  se  celebran el primer  domingo de octubre por la Virgen del Rosario en cuyo honor se baila el dance (recuperado en los últimos años), y las menores el día de Santa Águeda (5 de febrero). Participa también en la romería del Voto de San Indalecio.