21 de septiembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Laurés

Larués extiende su caserío en una planicie situada a 741 m de altitud en la Canal de Berdún.
La ganadería y el cultivo de cereal han sido sus medios tradicionales de vida, como atestigua la presencia del antiguo molino harinero. En Larués nació el reconocido escultor Ángel Orensanz.
Formó municipio independiente hasta su incorporación a Bailo (1971). En 1967 incorporó la pardina de Jabarraz de Ena y cedió a Jaca la de El Segaral. El fogaje que Fernando el Católico ordenó en 1495 daba a Larués 17 fuegos. En 1857 tenía 346 habitantes y 350 en 1900. Contaba con 81 en 2004.

HISTORIA
De topónimo prerromano (formado con el sufijo –ués, de posible origen vascón), su historia es difícil de trazar debido a la parquedad de noticias y a la falsedad de los “primeros” documentos en los que se cita. Las donaciones de la villa e iglesia de  Larrue hechas supuestamente al monasterio de San Juan de la Peña en los años 1014, en tiempos de Sancho III el Mayor, y 1071, no son sino el intento por parte del monasterio pinatense de afirmar su posesión desde antiguo sobre algunas iglesias y reivindicar sus derechos frente a la diócesis de Jaca. En realidad, la primera referencia cierta de Larués aparece en un documento de 1044 por el cual Ramiro I otorgaba algunas de sus propiedades en la villa a su criado Iñigo López. Fue después lugar de señorío nobiliario y aún figuraba así en 1785.
Entre Larués y el despoblado de Orzasso se encontraba el desaparecido monasterio de San Martín de Sarasso, tal como recoge un documento de 1054.

ARQUITECTURA RELIGIOSA
La fábrica actual de la iglesia parroquial de San Vicente mártir, de tres naves, crucero apenas destacado en planta, cabecera cuadrada y atrio, es fruto de las remodelaciones del primitivo templo gótico (obra de buena cantería de finales del siglo XV-comienzos del XVI) llevadas a cabo en los primeros años del siglo XVII (Juan de Reyzu) y en el siglo XVIII. La mayoría de las bóvedas de crucería estrellada fueron sustituidas por otras de cañón con lunetos y se elevó un sencillo cimborrio sobre el crucero. Se ha conservado la portada original, con un agudo arco conopial enmarcado por dos esbeltos pináculos que cobija una imagen de la Virgen en alabastro entre dos ángeles, todo ello dentro del repertorio formal del gótico tardío y con una disposición inspirada en la embocadura de la capilla de la Santa Cruz de la catedral de Jaca (que repite la portada de la iglesia de Sinués). De interés son una talla en alabastro de la Virgen del Rosario (siglo XVI), el retablo mayor, obra romanista de Juan de Berrueta (c. 1607), y el de San Juan Bautista, obra de Juan Tornés (1754).
Muy próxima al casco urbano se encuentra la ermita de San Cristóbal, obra sencilla pero efectista por la combinación de materiales.

ARQUITECTURA CIVIL Y POPULAR
Extendido sobre el llano, el núcleo principal del caserío se ordena en torno a una alargada plaza rectangular a cuya espalda se sitúa la  iglesia, en posición elevada sobre el casco. La arquitectura doméstica muestra los usos constructivos tradicionales de la zona: casas adosadas por muros medianeros, mampostería (a veces encalada), vanos enmarcados por bloques monolíticos de piedra, sencillos aleros sobre canetes de madera y teja árabe, mientras
que las pequeñas chimeneas son de factura reciente. Magnífico ejemplo de arquitectura civil es Casa Solana, enorme caserón del siglo XVII con  jardín posterior y pozo, en el que destaca el solado de cantos rodados del zaguán y la vistosa decoración de ventanas y balcones. Se conserva también la antigua fuente.

FIESTAS Y TRADICIONES
Larués celebra actualmente sus fiestas en honor de San Vicente mártir el tercer domingo de agosto.