19 de noviembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Majones

Pequeña localidad situada a 672 m de altitud, en la margen derecha del río Fago (o Majones), afluente del Veral, sobre una pequeña sierra desde la que se domina el paisaje cerealístico de la Canal de Berdún, antiguamente también de viñedos.
Formó municipio propio hasta comienzos del siglo XX en que se incorporó a Berdún. En 1970 se constituyó el de Canal de Berdún  por fusión de Berdún, Biniés, Martes y Villarreal de la Canal. El fogaje que Fernando el Católico ordenó en 1495 daba a Maxones 31 fuegos. En 1857 tenía 173 habitantes y alcanzó 232 en 1900. Contaba con 8 en 2004.

HISTORIA
Su nombre aparece documentado por primera vez en el año 1025 indicando la procedencia de doña Onneka. Se escribía en el siglo XI Maxonis/Maxones o Manxones/Mansones, como en el caso de Fortún Manxones que en 1055 era tenente del castillo, al servicio de Berdún en línea visual  con los de Villarreal y Huértalo. El lugar formaba parte del priorato monástico de San Martín de Cillas, anexionado en torno al 1100 al monasterio de San Juan de la Peña, al que después se incorporó el pequeño cenobio del Santo Ángel de Majones. Fue lugar de señorío nobiliario al menos  desde 1409, cuando Martín I lo dio  a Pedro de Torrellas, para  pasar en 1436 a los García de Vera, familia noble que lo poseyó hasta el siglo XIX.

ARQUITECTURA RELIGIOSA
La iglesia parroquial del Salvador es un edificio románico de finales del siglo XII cuya originalidad radica en lo insólito de su cabecera trebolada, que genera una falsa planta de cruz latina. La nave se cubre con bóvedas de cañón apuntada, con arcos fajones que apean sobre columnas de capiteles vegetales e historiados y basas decoradas con bolas, garras y piñas, todo ello dentro de la tradición  románica jaquesa, al igual que las molduras ajedrezadas que recorren  sus muros de buena  sillería. Éstos fueron recrecidos  en el siglo XVII al añadir  una capilla en el lado sur, al mismo tiempo que se levantó sobre la bóveda del crucero una estancia con cúpula, transformada después en torre-campanario. Del siglo XVI es el coro alto a los pies, con friso decorado con bustos y animales fantásticos, y también el revestimiento pictórico del que han llegado escasos fragmentos. Los retablos son barrocos, el mayor  de mediados del siglo XVIII, de gusto rococó.
En el  centro de la población existió una ermita dedicada a San Martín de Tours de la que procede una talla del santo obispo de finales del XIII (Museo Diocesano de Jaca).

ARQUITECTURA CIVIL Y POPULAR
Extendido sobre la planicie, el casco urbano se organiza en torno a dos largas calles paralelas en ligera pendiente conformadas por casas individuales adosadas. Un núcleo menor se sitúa en las eras, cerca de la iglesia, desplazada del centro de la población. En el otro extremo, en posición vigilante sobre la Canal, se alza solitaria la única torre del antiguo enclave fortificado, con entrada en alto, estrechas saeteras y restos de remate almenado.
Predominan la teja (la losa es residual) y la mampostería, en general a la vista y con las embocaduras pétreas de los vanos encaladas. Elemento destacado son las portadas, en arco de medio punto (Casa de Pascual López) o adinteladas, con muesca apuntada de recuerdo gótico. Ésta se ve también en las ventanas, aunque algunas tienen verdadera forma conopial (Casa Tabernero o la  geminada de Casa Félix). Abundan los balcones de los  que el mayor alarde lo hace la llamada Casa del americano  (siglo XIX). Se conservan además espléndidas chimeneas troncocónicas con  bocanas triangulares y/o cuadradas  (Casa  Orduna y  Casa Samitier).

FIESTAS Y TRADICIONES
Las fiestas mayores que honraban a San Gil el 1 de septiembre se celebran en la actualidad en torno al 15 de agosto.