23 de septiembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Santa Engracia de Jaca

Localidad situada a 707 m de altitud en un amplio llano de la Canal de Berdún al pie de las estribaciones de la sierra de los Dos Ríos. Rodeada hoy de campos de cereal, la zona estuvo poblada antaño de densos carrascales.
Formó municipio propio hasta su fusión con Javierregay -sin Somanés- para la formación del de Puente la Reina de Jaca (1972). El fogaje que Fernando el Católico ordenó en 1495 daba a Santa Engracia 40 fuegos. En 1857 tenía 423 habitantes y 447 en 1900. Contaba con 91 en 2004.

HISTORIA
Las menciones más antiguas corresponden a documentos falsos de los años 1030 y 1044. La primera noticia cierta es la pertenencia de su iglesia en 1279 al abad del monasterio de San Juan de la Peña. Fue lugar de señorío secular hasta su disolución en el siglo XIX. En 1351 era propiedad de Lope de Gurrea, familia a la que seguía vinculado en 1610. Fue señorío secular hasta el siglo XIX. 
En su antiguo término  se encontraba la villa de  Astorito,  etapa  obligada del Camino de Santiago medieval, situada junto al primitivo “puente de la Reina”, del que  quedan algunos restos.

ARQUITECTURA RELIGIOSA
La iglesia parroquial de Santa Engracia es una obra del  siglo  XVIII que sorprende por  su monumentalidad. Construida en sillarejo, es de planta de cruz latina, formada por tres naves (la central más ancha) separadas por pilares cruciformes, con crucero no destacado en planta y testero recto, que al interior presenta los ángulos achaflanados mediante trompas aveneradas.
Se cubre con bóvedas de cañón con lunetos excepto las naves laterales, con arista. Sobre el crucero se levanta un  cimborrio  octogonal.  Tiene coro alto  a los pies y torre-campanario adosada a la inmensa fachada, animada por una esbelta portada que muestra en una cartela el clavo alusivo al martirio de la titular. Guarda una interesante colección de retablos de los siglos XVII y XVIII.
En un precioso  entorno rodeada  de  carrascal se  alza la  ermita de San Babil o  de  Nuestra Señora de Noravilla, parroquial del antiguo poblado de Aragonavilla. Es un sencillo edificio románico tardío de una nave y ábside semicircular (siglo XIII), con portada meridional decorada con bolas de tradición jaquesa.

ARQUITECTURA POPULAR
El casco urbano se extiende por el llano formando una retícula regular de calles que tiene como centro ordenador la gran plaza de la iglesia, con su pintoresco pasadizo y el antiguo granero municipal. Predomina el tipo de casa individual adosada, alguna de verdadero empaque (Casa Abadía), y la mampostería en la construcción, habitualmente revocada, con los bloques pétreos que enmarcan los vanos a la vista. Abundan las portadas adinteladas (Casa Maximino, Casa de Arcas), pero también  hay en arco de medio punto y rebajado, de dovelas de mediano tamaño; muchas con muescas apuntadas o semicirculares grabadas, así como  fechas  (Casa Larraz, 1877) y oraciones  (Casa Secretario). Sobre  las cubiertas de  teja se alzan numerosas chimeneas de ladrillo, la mayoría prismáticas  (Casa de la Pastora, Casa Urbano, Casa Alchivez) y algunas troncocónicas, como en Casa Lobera y Casa Chilico, que conserva íntegro el fogaril. Ésta mantiene la bodega subterránea, lo que no es raro pues el viñedo fue importante en otro tiempo. Se conservan el horno y las antiguas escuelas,  además de uno de los más interesantes  y mejor conservados conjuntos de fuente y lavadero de toda la comarca, albergados en un mismo edificio en el antiguo camino de Berdún.

FIESTAS Y TRADICIONES
Las fiestas patronales en honor de Santa Engracia se celebran el 8 de mayo y las menores el 24 de enero, San Babil. Ese día se iba en romería a su ermita pero en la actualidad se acude el 15 de mayo (San Isidro).