21 de septiembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Somanés

Pequeña localidad situada a 847 m de altitud en la solana de la sierra que separa los valles de Aísa y Hecho, con el barranco homónimo al norte y hacia el sur la Canal de Berdún. Resulta singular la imagen del pequeño cementerio emergiendo solitario entre los campos de cereal.
Formó parte del municipio de  Javierregay junto  con la Venta de Somanés. En 1972  se incorporó al de Santa Cilia de Jaca, que en 1999 pasó a denominarse Santa Cilia. El fogaje que Fernando  el  Católico ordenó en 1495  daba a  Somanes dos fuegos. En 1857 tenía 85 habitantes y contaba con 25 en 2004.

HISTORIA
Mencionado por primera vez en un documento del año 1062 de la colección diplomática de la catedral de  Huesca, las  noticias  sobre Somanés  son muy escasas. Fue lugar de señorío eclesiástico hasta el siglo XIX, perteneciente al cabildo de la catedral de Huesca, que edificó su “palacio” junto a la iglesia, aún  en  pie. Tuvo venta al  servicio del viejo camino de  Jaca a Berdún.

ARTE
La iglesia parroquial de San Julián Mártir es  un pequeño edificio  que no presenta características arquitectónicas destacadas. Construido en sillarejo, consta de una sola nave de testero recto, detrás del  cual se  sitúa la sacristía. Lo más peculiar es la articulación de los muros laterales mediante una doble arquería de medio punto: la inferior delimita el espacio para  colocar imágenes (a modo de  capillas), y la superior apea en pilares adosados que
dividen la nave en tramos y sobre los que descansan los arcos fajones de la bóveda de cañón con lunetos. Tiene coro alto a los pies y estrecha torre adosada a la fachada. En ésta se abre una portada en arco de medio punto de grandes dovelas y mediana factura que no difiere de las existentes en muchas casas de la zona salvo por la moldura semicircular que recorre su perfil por el interior. La dotación artística es modesta, con algunos lienzos del siglo XVII (entre
ellos el de San Vicente Mártir, hoy en la cabecera), un sagrario barroco procedente quizá de un primitivo retablo mayor, la  calajera  de  la sacristía, además de la pila benditera, con  curiosa cabeza humana, la bautismal y la del aceite, ambas talladas en bloques monolíticos.

ARQUITECTURA POPULAR
Reducidísimo caserío configurado por una  alargada calle Mayor en ligera pendiente que conduce al punto más alto donde se ubica la iglesia. Contiguo a ésta, se  sitúa el antiguo “palacio” del cabildo de Huesca, hoy muy remozado, aunque todavía con su antigua chimenea troncocónica. La mayoría de las casas se concentran a uno y otro lado de dicha calle, orientadas al mediodía. La más antigua es Casa Royo, con la fecha de 1750 grabada en el potente dintel de su portada y los muros de piedra vista (como Casa Chuan). En ella se abre un pasadizo en  arco de gran tamaño  que salva el  desnivel existente con la  calle del Sol, que delimita por el sur el casco urbano. Al otro lado de la calle Mayor se disponen adosadas Casa Lorén (1860), Casa Sarsa y Casa Diego (ambas de 1863), ya muy transformadas, pero todavía con las sobrias portadas adinteladas de bloques enterizos de piedra. Por la parte posterior, sus muros  de mampostería confieren un  aspecto muy  hermético y cierto  aire  defensivo a  este flanco de la población que mira hacia el barranco. Otras casas de la localidad son Casa Jorge, Casa Babil, Casa Pascual y Casa Marcelo. Hay magníficos ejemplos  de pajares y cuadras, algunos aún con  el tradicional tejado de losas, muestra del  buen  hacer  y esmero de la arquitectura popular.

FIESTAS Y TRADICIONES
Las fiestas mayores se celebran el 31 de agosto en honor de San Ramón Nonato y el tercer domingo de mayo se va en romería a la ermita de la Virgen de la Peña, en el monte Cuculo.