23 de septiembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Binacua

Está situada sobre un altozano al pie de la sierra de San Juan de la Peña, al otro lado del monte Cuculo, en la margen izquierda del río Aragón. Desde sus 761 m de altitud domina el Camino de Santiago y una amplia panorámica de la Canal de Berdún y de las cumbres pirenaicas. Pertenece al Parque Cultural de San Juan de la Peña.
Formó parte del municipio de Santa Cilia de Jaca, junto con la Venta de Esculabolsas, y desde la segunda mitad del siglo XIX lo hace del de Santa Cruz (llamado en 1916 Santa Cruz de la Serós). El fogaje que Fernando el Católico ordenó en 1495 daba a Vinacua 3 fuegos. En 1857 tenía 110 habitantes y contaba con 28 en 2004.

HISTORIA
De 1056 es la primera mención de Vinaqua, en la que sus vecinos actúan como testigos de una donación. Hasta el siglo XIX fue señorío de abadengo, dependiente del monasterio de Santa Cruz de la Serós –desde el siglo XVI de las benedictinas de Jaca-. Esta vinculación, aunque antigua, es posterior al 992, fecha de una falsa carta de donación de la villa por Sancho Garcés II. También es espuria la hecha por Pedro I en 1100, que tres años antes sí había entregado al
cenobio las casas de Binaqua propiedad de la difunta abadesa doña Sancha. En el siglo XII está constatada la existencia de viñedos (venta de las viñas Ariola y Assa).

ARTE
La iglesia parroquial de los Santos Ángeles Custodios es un edificio románico que aúna las tradiciones  lombardista y jaquesa, levantado posiblemente en dos fases (segunda mitad del siglo XI y siglo XII), y alterado en una reforma posterior (ampliación de la nave por el sur -que ocultó la portada- y adición de la torre). En origen tenía nave rectangular, presbiterio atrofiado y ábside semicircular, con la característica articulación lombarda de lesenas y arquillos en el exterior. En el siglo XII se dotó de una nueva portada meridional que adopta el repertorio formal del románico jaqués: bolas y molduras ajedrezadas en las arquivoltas, capiteles de aves afrontadas y serpientes enrolladas, y en el tímpano un crismón trinitario rodeado por un grifo y un cuadrúpedo inspirado en la portada occidental de la seo jacetana. En el interior, de singular interés es una placa empotrada en el muro norte con la figura en relieve de un hombre clavando una lanza (?) en un ser con cabeza de serpiente. Se conservan además dos tallas de la Virgen del Rosario y otras piezas procedentes de la arruinada ermita de Santa Ana (antigua de Nuestra Señora del Rosario).

ARQUITECTURA POPULAR
Asentado en llano, con la iglesia en la periferia, el reducido caserío se organiza en torno a una pequeña plaza configurada por varias casas exentas, aunque lo habitual es la casa adosada.
Conserva preciosas muestras de arquitectura popular (casas, pajares, cuadras), algún pintoresco pasadizo y encantadores rincones en los que emparrados y flores contrastan con los oscuros muros de mampostería y sillarejo, a veces revocados en color (Casa Pedro José). Los sillares se usan en esquinazos y marcos de vanos, tallados con muescas apuntadas, cruces, flores, etc. Alternan las portadas adinteladas y las de arco dovelado de medio punto o apuntado
(Casa León). Aún hay tejados de losa y alguna chimenea antigua de piedra toba, rectangular o troncocónica, con espantabrujas, como en Casa Tomás, que conserva además el horno. Del siglo XVIII son, entre otras, la infanzona Casa Fraile y la de Joseph Bernués, hoy Casa Polonia, cuya portada es todo un alarde de información.

FIESTAS Y TRADICIONES
Las fiestas mayores son el 2 de octubre (día del Santo Ángel Custodio) y el primer domingo de mayo se va a la ermita de la Virgen de la Peña, en el monte Cuculo.