21 de septiembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Sigüés

Desde el límite con la provincia de Huesca al este, hasta el de Navarra al oeste; desde lo alto de las sierras de Leire y de Orba al norte, hasta las orillas del Aragón y el embalse de Yesa al sur, se extiende el amplio término de Sigüés. Semejante amplitud es fenómeno reciente producto de la forzada despoblación de Tiermas y Escó, a cuya costa se amplió el antiguo término de Sigüés hacia el oeste.
 Sigüés ofrece su hermoso caserío  sobre la orilla izquierda del río Esca, cerca ya de su desembocadura en el Aragón presidido por su iglesia parroquial de San Esteban, recientemente declarada Bien de Interés Cultural. El caserío está repleto de edificios de interés, destacando entre ellos la torre palacio de los Pomar (antiguos señores del pueblo) y el antiguo hospital de peregrinos de Santa Ana. El ramal norte del Camino de Santiago entra en el casco urbano procedente de Jaca y atraviesa el río Esca por el puente antiguo en dirección a Compostela. La carretera del Roncal, por su parte, se trazó a finales del siglo XIX por el fondo de la imponente foz de Sigüés, cuyos cantiles aprovechan para nidificar multitud de rapaces protegidas.

Asso Veral es una pequeña aldea, todavía habitada, vinculada históricamente a los condes de San Clemente que tenían su palacio en el recinto alto del casco urbano, junto a la iglesia parroquial.

Miramont es un caserío que dependió de San Juan de la Peña, famoso por su monumental carrasca y atravesado por el camino jacobeo.

Escó, pese a su abandono, está considerado Conjunto Histórico, y está dominado por el solar de su antiguo castillo. El caserío, prácticamente en ruinas, se acomoda en la ladera y, aunque expoliado, todavía es posible admirar las características de su antigua arquitectura tradicional.

Tiermas conserva su maltrecho caserío en lo alto de un pueyo que domina toda la extensión del embalse de Yesa. Sus ruinas muestran lo que fue un pueblo vivo: la iglesia, las escuelas, el ayuntamiento, la antigua cárcel, las viejas murallas...  todo hoy en ruina progresiva, a la espera de algún proyecto salvador que lo haga renacer y lo salve del olvido.