21 de septiembre de 2017
Comarca de la Jacetania c/ Ferrocarril s/n
22700 - Jaca
HUESCA
Tlf: 974 35 69 80
Fax: 974 35 52 41

Siresa

Está situada en la cabecera del valle de Hecho, a 882 metros de altitud en la falda del monte Santidoro, al amparo del célebre monasterio de San Pedro que se alza imponente sobre el barranco de Espetal, tributario del río Aragón Subordán.
Formó municipio propio hasta finales del siglo XIX en que quedó incorporado a Hecho. En 1971 Embún, Hecho y Urdués conformaron el de Valle de Hecho. El fogaje que Fernando el Católico ordenó en 1495 daba a Çeresa 36 fuegos. En 1857 tenía 343 habitantes. Contaba con 128 en 2004.

HISTORIA
Territorio  habitado desde la Prehistoria (abundan  los dólmenes en el entorno), en  época romana hubo un asentamiento relacionado con la calzada que atravesaba el Summo Pyrineo por el puerto del Palo. Aunque este núcleo pudo pervivir, es imposible desvincular la historia de la localidad de la del monasterio de San Pedro (fundación carolingia del conde Galindo Aznárez I en el 833) y, de hecho, apenas hay referencias documentales sobre ella. Crecería entre los siglos IX y XI, los de mayor vitalidad del monasterio, protegido por los condes y reyes de Aragón. Fue declarado capilla real en 1082 siendo tenente de Sirasia la condesa doña Sancha, hermana del  rey Sancho Ramírez. El lugar fue  de realengo hasta el siglo XIX. En 1845 era aduana de primera clase dependiente de Canfranc.

ARTE
La actual iglesia parroquial es el  único testimonio  del  conjunto monástico de San Pedro. Su altura y dimensiones revelan lo excepcional del edificio cuya datación y estilo han sido objeto de apasionada controversia. Tiene planta de cruz latina, ábside semicircular orientado al este y un singular pórtico occidental con tribuna al que quienes defienden que la iglesia es del siglo IX comparan con el cuerpo occidental o anteiglesia  de las iglesias carolingias. Sin embargo, el edificio es románico, fruto de un complejo proceso constructivo (con indecisiones en la planta) iniciado en el siglo XI con el rey Ramiro I y culminado a mediados del XII. Su aspecto actual debe mucho a las reformas de los siglos XIII, XV-XVI, XVII y XVIII y a las nueve restauraciones del XX (el cimborrio y la bóveda de cañón sobre el crucero son de 1990, y el laberinto sobre el pavimento –que era una pieza excepcional del siglo XIII- ha sido reconstruido). Destacan en el interior un extraordinario Crucificado  (parte de un  Descendimiento) y la Virgen de Siresa, ambos del siglo XIII, y la pila donde dice la tradición que fue bautizado Alfonso el Batallador.
La ermita de la Virgen del Pueyo, asentada sobre una pequeña altura, fue reconstruida en 1816 tras la ocupación napoleónica. La imagen de la Virgen es del siglo XIX.

ARQUITECTURA POPULAR
Este conjunto  urbano  de fuerte carácter montañés se configura a lo largo  de una  calle  que circunda el barranco, con el barrio alto en un extremo, en torno a la plaza de la Virgen, y el arrabal en el otro, junto al monasterio, por donde antaño entraba el camino de herradura de Francia. Aún hay casas (Organero, Agustiné y Pizuela entre otras) que conservan las características arquitectónicas del valle de Hecho. Son individuales, de tres o cuatro plantas, de mampostería a menudo  encalada, con las  portadas de piedra adinteladas y las fachadas animadas por balcones y galerías de madera o forja. Los tejados son de pronunciadas vertientes y rojiza teja plana, rotos a veces por vanos abuhardillados de influencia francesa. De las antiguas chamineras troncocónicas queda la de Casa Berdolé. Conserva las escuelas y el horno (hoy museo) y hacia el norte abundan las bordas.

FIESTAS Y TRADICIONES
Las fiestas mayores tienen lugar el 3 de febrero en honor de San Blas y las menores el 29 de julio, San Pedro. La leyenda dice que en el monasterio estuvo el Santo Grial.